EL LUGAR

Cacao, un arte milenario del presente

Nuestra recepción es una réplica de la antigua Hacienda Uxmal, antes hacienda azucarera de la familia Peón, construida alrededor del siglo XVI. 
Mantiene su arquitectura intacta en honor de su pasado colonial y maya, por haber sido construida sobre antiguas ruinas mayas. Adapta los espacios para recuperar la historia del cacao, a la vez que es un refugio que acoge la flora y fauna locales.

EXHIBICIÓN

Un museo de hoy

Choco-Story es un museo interactivo, que pone como protagonistas a sus visitantes, alejándose de toda convencionalidad. 
Contamos con 6 salas permanentes, cada una de las cuales representa un aspecto importante en la historia del cacao, una línea del tiempo desde el fruto hasta el chocolate en la actualidad.

CACAO

Recuperando la historia milenaria

El árbol del cacao crece en estado silvestre en la parte noroccidental de la cuenca amazónica. Los olmecas fueron los primeros en cultivar el cacao hace más de 2,000 años a.C. 
Los mayas continuaron esta tradición. Por aquel entonces, el cacao era un brebaje ritual denominado “chokoj ha” (agua caliente) compuesto por habas de cacao tostadas y molidas, mezcladas con agua y especias (pimiento, pimienta y flores). En aquella época, el haba de cacao también se utilizaba como moneda.
En el siglo XIV, los aztecas invadieron el territorio maya. La importancia del cacao se mantuvo y reforzó hasta la llegada de los españoles, quienes importaron el cacao a Europa, de donde nació el chocolate como lo conocemos hoy.